CONSEJOS DEL DOCTOR

doctor-dorkster-56d6de283e6dc

En CLINICA DENTAL SAN ANTONIO consideramos de vital importancia el mantener una óptima salud oral. Por este motivo te ofrecemos los mejores consejos dentales para mantener una buena salud dental. Con estas sencillas recomendaciones nunca echarás de menos tu dentadura original.

La importancia del cepillado

Es fundamental cepillarse los dientes después de cada comida. La mejor técnica de cepillado consiste en pequeños movimientos de barrido desde la encía hacia la superficie del diente, sin descuidar ninguna de sus caras.

Hay que tener un especial cuidado con la zona donde el diente se une a la encía, ya que es lugar en el que se acumula la mayor parte de la placa bacteriana. Es aconsejable visitar al dentista anualmente, ya que la prevención y el tratamien

to de pequeñas caries o de ligeras gingivitis, evita someterse a tratamientos más complejos y costosos en un futuro.

El uso de hilo dental

El hilo dental es un complemento obligatorio para obtener una buena limpieza dental y debe acostumbrarse a los niños a utilizarlo desde muy pequeños, después de un buen cepillado.

Para utilizar correctamente el hilo dental siga los siguientes pasos:

• Corte aproximadamente 30cm de hilo dental y enrolle la mayor parte en uno de los
dedos medios.
• Enrolle el resto del hilo en el mismo dedo de la mano opuesta. Este dedo puede ir recogiendo el hilo dental a medida que se va usando.
• Tensar un trozo de unos 2 a 3 cm de hilo dental utilizando los dedos pulgares y los índices.
• Introducir cuidadosamente el hilo entre los dientes con un suave movimiento de “zig-zag”.
• Cuando el hilo dental llegue al borde de las encías, cúrvelo en forma de C contra uno de los dientes y deslícelo suavemente en el espacio entre la encía y el diente hasta que se note resistencia. Nunca lo aplique violentamente contra las encías.
• Frote el hilo dental contra el diente para eliminar los restos de alimentos y de placa.
• Repita estas operaciones con el resto de los dientes, utilizando un trozo limpio de hilo dental para cada uno.

¿Problemas con el mal aliento?

El mal aliento o halitosis es un problema bastante común. En la mayoría de los casos viene originado por la acumulación de bacterias en la boca. Suele afectar a personas que sin saberlo, padecen enfermedades periodontales, caries, empaquetamiento alimenticio u otras patologías. En las personas sanas, esos malos olores provienen de la parte dorsal de la lengua, donde se hace difícil tener acceso con el cepillo.

En la mayoría de los casos, nosotros mismos no somos capaces de notar nuestro propio mal aliento y no somos conscientes de nuestro problema. Lo más probable es que alguna persona cercana a nosotros nos lo comente.

Lo cierto es que es un problema que produce rechazo entre quienes nos rodean y lo peor de todo es que quizá no nos demos cuenta de ello.

La solución al problema pasa por visitar a tu dentista. Él determinará si contamos o no con mal aliento y qué tratamiento debemos seguir para eliminarlo. Una visita a tiempo a nuestro dentista y unos correctos hábitos de higiene bucal nos asegurarán la desaparición del mal aliento.

Enjuague bucal

El enjuague bucal es una solución que suele usarse después del cepillado. Se utiliza para eliminar las bacterias y microorganismos causantes de caries y el mal aliento.

Existen varios tipos de enjuagues bucales. Algunos se centran en combatir el mal aliento, otros están destinados a disminuir la sensibilidad dental, algunos para la gingivitis o periodontitis.

En cualquier caso, todos ellos deben ser recetados por tu dentista.

La importancia del flúor

El uso del flúor es la solución más eficaz para la prevención de la caries. El flúor aumenta la resistencia del esmalte, favorece la remineralización del diente y tiene una acción antibacteriana.

Aunque es excelente para proteger los dientes a todas las edades, los niños son el grupo que más se beneficia de su uso, ya que sus dientes aún están en plena formación.

También es muy útil en los adultos que presentan retracción de la encía por la edad o por la existencia de enfermedad periodontal.

En estos casos el flúor ayuda a prevenir o eliminar la sensibilidad al frío y evita la aparición de caries en el cuello o en las raíces de los dientes.

La aplicación profesional de flúor tópico en una clínica dental, aporta una alta concentración de esta sustancia. Por lo que únicamente es el profesional quien indicará la frecuencia de aplicación recomendable para cada persona.

No debemos olvidar que una adecuada aportación de flúor a nuestros dientes puede reducir hasta la mitad el riesgo de caries.